martes, 3 de enero de 2017

Drácula

Autor: Bram Stoker
Editorial: Penguin Clásicos
Páginas: 536
Precio: 9,95€
Género: Terror
Sinopsis: Jonathan Harker viaja a Transilvania para cerrar un negocio inmobiliario con un misterioso conde que acaba de comprar varias propiedades en Londres. Después de un viaje plagado de ominosas señales, Harker es recogido en el paso de Borgo por un siniestro carruaje que lo llevará, acunado por el canto de los lobos, a un castillo en ruinas. Tal es el inquietante principio de una novela magistral que alumbró uno de los mitos más populares y poderosos de todos los tiempos: Drácula.

La presente edición incluye una detallada cronología y el prefacio del reputado catedrático y crítico Christopher Frayling, donde se analiza la figura de Stoker y las circunstancias que propiciaron la creación de Drácula. Asimismo, la perspicaz introducción a cargo del especialista Maurice Hindle reflexiona sobre los aspectos más polémicos en torno al origen del prototipo vampírico.


Mi opinión

Llevaba mucho tiempo queriendo releer Drácula, ya que hacía como 6 años mínimo que lo había leído y quería refrescar los detalles de la historia, pero no se si me ha pillado en mala época o que me he vuelto muy quisquillosa, pero la realidad es que no me ha atrapado ni gustado tanto como la primera vez.

El argumento es archiconocido por lo que poco más puedo decir sobre él que no se haya dicho ya.
De toda la obra me quedo sin duda con la primera parte del diario de Jonathan Harker, en la cual narra todo lo que observa y ocurre en el castillo de ese ser tan misterioso que es Drácula. La narración de esta parte es espeluznante, la ambientación que se describe atrapa de una manera firme y constante y toda esta combinación acompañada de una gran manera de escribir hace que el lector no despegue sus ojos de las páginas y se deje llevar por el misterioso castillo y el personaje que en él habita.
Pero, desde mi punto de vista, todo esto cambia al cabo de 100 páginas aproximadamente, y es que el autor deja de narrar las situaciones de Jonathan para narrar los acontecimientos que vive su mujer, en el Londres de la época, mediante otro diario. Al dejar de lado a Jonathan, la historia decae de una forma vertiginosa. Se me hizo pesada y aburrida en numerosos tramos ya que el personaje de Mina, la mujer de Jonathan, me ha resultado tedioso, ñoño, sin interés y, para colmo de males, no me caía especialmente bien; quizá eso haya influido a la hora de aburrirme en esas partes.

No volví a engancharme hasta que alcancé la mitad del libro, y es que la aparición del personaje de Van Helsing, resucitó nuevamente el enganche que tuve en la primera parte. Van Helsing irradia una fuerza y una sabiduría que atrapa al lector en cada uno de sus monólogos por muy largos que sean.

El argumento está lleno de altibajos y de momentos repetitivos que parece que no avanzan en la trama, y eso ha llegado a desquiciarme continuamente porque he visto situaciones muy parecidas en personajes distintos y me sentía en un déjà vu constante.

En cuanto a los personajes, quitando a Van Helsing que me ha resultado muy interesante, y Mina, que me ha resultado muy pesada, el resto me han causado bastante indiferencia y no he logrado empatizar con ninguno de ellos. Pero hay un personaje en especial que creo que sobra por completo, y es es el paciente del manicomio; su trama me ha parecido de relleno absolutamente.

En cuanto al final, lo noto un tanto precipitado. Considero que se centra en cosas inútiles y absurdas, dejando de lado el gran final que esta historia se merecía. La ambientación final es maravillosa, pone los pelos de punta de la misma manera que al inicio de la obra, pero sí que me hubiera gustado más que se centrara en hacer un final profundizando en cada detalle y alargando la incertidumbre, que el hecho de que se haya alargado la trama intermedia liándolo todo y volviéndolo repetitivo.

Me ha costado bastante acabarlo pero, pese a ello, considero que una vez terminado deja un gran sabor de boca y merece mucho la pena su lectura. Eso sí, hay que dedicarle tiempo ya que no es ligero precisamente.

PUNTUACIÓN: 7/10



2 comentarios:

  1. También lo leí hace unos años, y aunque guardo un buen recuerdo, coincido contigo en que no es un libro fácil de digerir.
    Siempre tengo "miedo" a releer una obra que me haya gustado en el pasado por si me encuentro con una desilusión.
    Es un riesgo que a veces está bien correr, de todas formas :)
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que el miedo a que te anule el buen recuerdo que tienes de una obra simpre está ahí, por eso tardé tanto en releer Drácula. Tengo algunos más en mente para releer pero por ahora voy a esperar un poco... Muchas gracias por tu comentario. Saludos!

      Eliminar